Reto vegano: vegetales, salud y vida

Todos hemos visto como en muchos portales y espacios se habla del reto vegano. Este consiste en llevar este estilo de vida por algunas semanas, lo que implica reemplazar las carnes por otras fuentes de proteína y comer en diferentes dosis.

e4d2ec02dd0a5689f1ce72a21738dc9d

Hoy les quiero contar mi experiencia, y animarlos un poco a que inicien este movimiento que nos brinda muchos beneficios.

Decidí hacer este reto para darle como una especie de reset a mi cuerpo, algo así como una limpieza. Normalmente suelo hacer este tipo de cosas cada vez que voy a realizar un viaje largo con comidas diferentes a las que mi cuerpo no está acostumbrado.

Esta dieta es algo muy delicado y debe ser supervisada por un nutricionista, en mi caso yo estoy siendo guiada por mi doctora de confianza.

Con la dieta vegana tu cuerpo descansa. Los primeros tres días van a sentir (si no son veganos completamente) un poco de debilidad, sueño y fatiga, pero eso es completamente normal, porque tu cuerpo está reaccionando a otro tipo de alimentación.

Luego del cuarto día empiezas a sentir una energía diferente, te sientes mejor contigo mismo, porque este reto también involucra tu mente, es decir, no solo estás haciendo algo que limpia tus intestinos y organismo sino que también estás limpiando tus pensamientos, ya que te ocupas de otras cosas, te retas a ti mismo y viendo cómo reacciona tu cuerpo, aprendes a conocer tu organismo, ver lo que te gusta y lo que no, lo que te cae bien y lo que no.

No es trabajo para verte bien, es para sentirte bien y brillar de adentro hacia afuera.

Ya la tercera semana para mi no va a ser vegana, será la misma dieta regular que practico, obviamente siempre bien sana igual que la vegana, pero las proteínas ya no serán vegetales si no animales.

En mi dieta básica trato de comer en lo posible pavo, pollo y pescado. No ingiero carnes rojas, porque a veces mi cuerpo las rechaza, me permito comerla solo cuando me siento con ganas de, aquí entra la cuestión de conocer y escuchar a tu cuerpo.

Debo destacar que si este proceso lo acompañas con Yoga, es en definitiva la combinación perfecta. Yo decidí hacer un paréntesis en mis actividades diarias de ejercicio (¡qué me encantan!) porque considero que este proceso debe ir de la mano solo con esta disciplina.

Les cuento, aparte, que este movimiento ha sido tan trascendental en mi vida que mi mamá está de visita por un mes acá en casa y la pude convencer de que lo hiciera conmigo, ni yo misma me lo puedo creer como se solidarizó con esta idea. Ella me dice que se siente increíble, incluso está eliminando muchas cosas de su organismo y se puede notar día a día, al igual que yo.

Me siento increíble de verdad, muy contenta y como siempre, aprendiendo, que es la idea y lo más importante.

MI Instagram