Mucho más que un filme de miedo

Krasinski“A Quiet Place” está catalogada como una película de terror, pero es mucho más que eso. Es un filme extraordinario acerca de la familia y del sacrificio que están dispuestos a hacer los padres por sus hijos. Todo esto dentro del marco de un largometraje que da miedo, pero no solamente por las criaturas que aparecen en él, sino por la idea de que a tus seres queridos les suceda lo peor. ¿La historia? Muy simple: una familia debe vivir en absoluto silencio, de lo contrario, muere.

Dicho esto, el escritor, productor, actor y director John Krasinski se merece un párrafo aparte. Este hombre de 38 años lo hace todo. Y lo hace muy bien. A John lo conocimos gracias a la serie de televisión “The Office” en donde interpretó durante nueve temporadas a Jim. Es importante mencionar que en el año 2010 se casó con la actriz inglesa Emily Blunt, con quien tiene dos hijas. Digo importante porque ambos protagonizan “A Quiet Place” y casualmente interpretan a un matrimonio con dos pequeños. Krasinski relata que la idea de actuar juntos en esta película fue de su esposa, quien al leer el guion, tenía tres semanas de haber dado a luz a su segunda bebé.

Volvamos a la película. “A Quiet Place” llega en un momento en que las salas de cine están abarrotadas de superhéroes, remakes, adaptaciones de best-sellers y secuelas, y es por eso que tiene más mérito aún, porque es una historia original muy bien contada, extraordinariamente filmada sin ser muy ambiciosa. El espectador pasará 90 minutos con el corazón en la boca, pegado a la butaca sin poder respirar y compadeciéndose de esta familia que no puede emitir ni un sonido. Quizás ese sea su mayor acierto, Krasinski logra que la audiencia se enamore de Evelyn, Lee, Marcus y Regan, protagonistas absolutos de este relato.

Conociendo la premisa de la trama, me preguntaba cómo lograrían que no se vuelva aburrida, ya que al no poder hacer ni un ruido, no habría diálogos, ni escenas de acción a las que estamos acostumbrados hoy en día. Pues las increíbles actuaciones, sobre todo la de Emily Blunt, la manera en que está contada la película y la identificación que uno experimenta con cada uno de ellos, hace que esos 90 minutos, pasen prácticamente desapercibidos. Me atrevería a decir que cuando terminó, me quedé con ganas de ver más y ese es uno de los mayores cumplidos que puede recibir un largometraje.

“A Quiet Place” se estrena el 6 de abril en Estados Unidos. Les recomiendo que no dejen pasar la oportunidad de verla, porque es una experiencia cinematográfica digna de disfrutar en la pantalla grande.

 

MI Instagram
Pop-up-Detox

¡Te has suscripto satisfactoriamente!