Recomendaciones para evitar comer por ansiedad

Comer nos da una rica cuota de placer, pero esto se convierte en un problema cuando nos acostumbramos a utilizarla para evitar o sobrellevar la ansiedad. Así que lo más importante es aprender a controlar los horarios.

¿Sabías que la falta de alimentos por horas prolongadas hace que el azúcar en el cuerpo baje, y se tenga la necesidad de comer algo dulce?

pexels-photo-271082

La psicoterapeuta y miembro de la Sociedad Catalana de Medicina Psicosomática, Isabel Larraburu, explica que las razones emocionales y psicológicas influyen mucho en los problemas de obesidad; la falta del control al comer, dependencia y la baja autoestima. Al igual que las personas que han pasado por una dieta y luego se liberan de la misma, suelen comer sin ningún tipo de límites. Lo mismo pasa al deprimirse o ponerse nervioso.

Por otro lado, hay personas que no disfrutan de la comida porque lo hacen con remordimiento o culpa. Es por ello que debemos encontrar un balance al alimentarnos.

Me pareció super interesante compartirles unos pequeños tips que serán de gran ayuda para esos momentos en los que el estrés y la ansiedad hacen acto de presencia. Haciéndonos pensar de manera automática en comer todo lo que nos gusta, pero que no es tan saludable o nutritivo como nosotros quisiéramos.

  • Respeta los horarios de comida haciendo 4 o 5 comidas balanceadas diariamente.
  • Evita la cafeína.
  • Mantente hidratado.
  • Practica actividades físicas. Camina al menos 45 minutos diariamente a marcha rápida.
  • Planifica un menú semanal e incluye frutas o vegetales en todas las comidas.
  • No hagas dietas demasiado estrictas, ya que el hambre y el remordimiento te llevarán a comer lo “prohibido”, asumiendo el riesgo de hacerlo en mayores cantidades.
  • Come despacio y de ser posible haz una pausa de 5 minutos entre platillos al momento de almorzar.
  • No tengas ningún alimento “prohibido”, solo encuentra el balance sin exagerar.
  • Prepara un plan de alimentación saludable que incluya hidratos de carbono (pastas, papas, legumbres y pan) al menos el 40% de ellos.

Debemos recordar que comer no se limita únicamente al hecho de saciar una necesidad básica, también se come por el placer de hacerlo. Nos ayuda a satisfacer demandas emocionales y psicológicas. Así que, no podemos dejar que nuestras emociones nos dominen porque solo terminaremos perdiendo el control.

MI Instagram